22.11.11

DEFENSORÍA DEL TELEVIDENTE

José Vicente Arizmendi Correa
Defensor del Televidente en Telepacífico
La Defensoría del Televidente es una figura adaptada del Defensor del Lector u “Ombudsman”, que apareció en los periódicos de Estados Unidos en 1967, inspirado a su vez en el funcionario que, en Suecia, representaba al público ante las distintas instituciones del Gobierno y el Parlamento, desde 1809. En Colombia, el primer medio de comunicación que creó esta figura fue El Tiempo, de Bogotá, en el año 2000.

En la televisión colombiana existe el defensor del televidente desde 1996. La misma norma que autorizó la televisión privada, le dio vida: “Los operadores privados del servicio de televisión deberán reservar el 5% del total de su programación para presentación de programas de interés público y social. Uno de estos espacios se destinará a la Defensoría del Televidente. El Defensor del Televidente será designado por cada operador privado del servicio de televisión.” (Ley 335 de 1996, art. 11).  

Pasaron más de diez años antes de que la Comisión Nacional de Televisión extendiera la misma obligación “a los operadores públicos de televisión abierta de cubrimiento nacional y regional y los concesionarios de espacios de televisión del Canal Uno” (Resolución 01 de 2007). La norma estableció que el espacio del Defensor se transmita un día a la semana, con una duración de media hora, en directo o en diferido, con participación de los televidentes. Los canales deben, además, informar diariamente en horario de alta audiencia la fecha y hora en que se emitirá el espacio del Defensor del Televidente. 

Sin embargo, Teleantioquia había puesto en marcha, desde el año 2001, un Comité defensor del televidente, como un mecanismo de participación “para que los televidentes se apropien de la programación, conozcan sus derechos como audiencia activa y exijan su cumplimiento”. Este proyecto fue cofinanciado desde un principio por la Comisión Nacional de Televisión.

Temas relacionados: Defensorías del mundo

DE LA DEFENSORIA DEL PACIENTE


Jaime Sierra Delgadillo
Defensor del Paciente en Cali
El servicio de la salud es un servicio público, es para todos los residentes en la República de Colombia y todos tienen derecho a este servicio; el Estado tiene a su cargo la obligación de garantizar la efectividad en la prestación de este servicio para que se preste con prontitud, agilidad, oportunidad, eficiencia, calidad, etc., en tal sentido, lo regula y lo reglamenta; puede delegar la prestación del servicio en particulares, más por este hecho NO DEJA DE SER UN SERVICIO PÚBLICO, por el contrario, es grande la obligación, el compromiso y responsabilidad del particular, porque cumple con un mandato conferido por el Estado cual es la prestación del servicio de salud.

El derecho a la salud, a la atención en condiciones dignas; como el derecho a la vida, son DERECHOS FUNDAMENTALES que tienen protección especial del Estado, de allí el amparo por vía de la ACCIÓN DE TUTELA cuando este derecho se violenta.

Los Alcaldes por mandato constitucional están es la imperiosa obligación de garantizar la efectividad en la prestación de los servicios públicos, siendo la salud un servicio público, deben garantizar esta prestación tal como lo ordena la Ley y la Constitución Nacional.

La ley establece sanciones para quien viole estos derechos y para quien no garantice su prestación, sanciones de orden administrativo por cuenta de las Secretarías de Salud Departamental y Municipal y de la Superintendencia Nacional de Salud. De orden disciplinario por cuenta de los Tribunales de Ética Médica y en algunos eventos del Ministerio Público. De orden penal cuando se incurre en omisión de socorro al paciente, homicidio o lesiones personales, por mala atención médica.

Es lamentable y sorprendente que a pesar de todos estos condicionamientos legales, las EPS reincidan de manera sistemática y permanente en la violación de los derechos de los pacientes, de los usuarios de los servicios públicos de salud; toda vez, que en la mayoría de los casos prima el interés monetario-rentístico sobre el valor de la vida y la atención de salud con calidad. Triste y escabroso que en un Estado Social de Derecho como el nuestro muchas personas mueren, incluso niños, o sufren consecuencias o secuelas irreversibles por esta mezquina y miserable realidad.

El derecho a la salud es un derecho fundamental y es nuestra obligación DEFENDERLO. Esta Defensoría del Paciente tiene esta misión y pueden acercarse a la Av. 5 AN No. 20 - 08 Piso 9 Edificio Fuenteversalles Cali, o llamar a los Teléfonos 660 36 01 - 660 80 90, y las 24 horas para casos graves y puntuales al 300 7765516.

Jaime Sierra Delgadillo
Defensor del Paciente