1.4.10

Participación ciudadana y tecnologías de la información y la comunicación (fragmento)


La aparición de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ha revolucionado las intercomunicaciones humanas incidiendo en todos los ámbitos de la vida. Su impacto en la política y en el debilitado sistema democrático está suponiendo un paso adelante en los mecanismos innovadores de participación ciudadana que buscan avanzar hacia una democracia representativa más participativa.

Por sus potencialidades comunicativas e informativas, las nuevas tecnologías tienen la posibilidad de contribuir a resolver ciertos problemas de las democracias parlamentarias como las distancias existentes entre representantes y representados a la vez que hacen posible una democracia sin límites de tiempo, espacio u otras condiciones físicas . Facilitan la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones públicas, pero conviene tener presente que son un simple instrumento al servicio de la voluntad política y que, por tanto, sus potencialidades en la participación ciudadana dependen en buena medida de esta voluntad. En este sentido, la realidad es que la incorporación de Internet en la política ha sido a menudo unidireccional y, lejos de fomentar la e-democracy y activar la participación ciudadana, ha tendido a potenciar la e-governance, entendiendo el ciberespacio en un sentido unidireccional que permite a los gobiernos una mejor gestión de gobierno y una mejor información de los ciudadanos.

Las nuevas tecnologías en los procesos participativos suponen un instrumento para fortalecer y complementar la comunicación y la información de los ciudadanos necesarias para que la participación ciudadana sea real. Por otra parte el hecho de permitir reducir costes y superar las dificultades de espacio y de tiempo facilita la frecuencia de las consultas a los ciudadanos sobre decisiones públicas a tomar. En este sentido las nuevas tecnologías hacen más llano el camino de la democracia representativa hacia una forma más participativa de hacer política.

La participación ciudadana a través de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación no puede sustituir la participación presencial, sino que debe suponer un complemento a las prácticas políticas análogas tradicionales, que tienen fuertes elementos socializadores que van más allá de la participación. Por otra parte, la utilización de las nuevas tecnologías en la participación ciudadana no debe suponer un elemento discriminatorio o esbiaixador del perfil de personas que participan en un proceso, por lo que conviene tener presente que la fractura digital imposibilita el acceso a las nuevas tecnologías a buena parte de la población que quedaría excluida de una participación exclusivamente virtual.

Así pues las nuevas tecnologías de la información y la comunicación son herramientas al servicio de las instituciones y los ciudadanos, versátiles a la utilización que se haga. En este sentido pueden facilitar la información y comunicación de los ciudadanos e incluso su participación en determinados procesos sin que la toma de las decisiones finales por parte de las instituciones se vea alterada, o bien pueden facilitar mecanismos de innovación democrática haciendo avanzar las democracias representativas actuales hacia democracias más participativas o incluso hacia una e-democracia directa.

Las nuevas tecnologías han supuesto un gran paso adelante en cuanto a las posibilidades técnicas que abren a la democracia participativa. A partir de aquí se abre un proceso para ir avanzando hacia la creación y consolidación de una cultura participativa fuerte, arraigada en las instituciones ya la ciudadanía que, velando por disminuir y paliar los efectos de la brecha digital, se articule con la nueva cultura digital y las utilice en todas sus potencialidades.

"PARTICIPACIÓN COMUNITARIA" - MONOGRAFIA DE ALFREDO MANRIQUE REYES


INTRODUCCIÓN

El presente documento tiene el doble propósito de brindar al lector algunas reflexiones que permitan recuperar el verdadero sentido de la participación ciudadana en la construcción de "lo publico", y por otro lado, dar a conocer de manera esquemática, las principales formas de participación previstas en el ordenamiento jurídico Colombiano vigente.

La violencia y la degradación de los derechos humanos han lesionado hoy de manera grave la dignidad de muchos colombianos. Los niveles de autoestima son precarios y ello tiene incidencia directa en el ejercicio de los deberes y de los derechos ciudadanos, uno de los cuales es la participación. Esta circunstancia impone importantes desafíos a la sociedad (que es algo mas que la suma de personas) para construir individuos autónomos, dignos y responsables y ello no es otra cosa que permitir la liberación de las amarras impuestas por las tradiciones y las costumbres autoritarias que inhiben a la persona llegar a ser "ella misma". El descubrimiento de "si mismo", inmediatamente plantea la inquietud de la relación con "el otro", inquietud que propone impresionantes oportunidades para superar la exclusión social, que es la negación absoluta de toda forma de participación... convoca a un nuevo ejercicio político de la ciudadanía.

El primer paso quizá es que esos individuos conscientes y autónomos se asocien, que generen organizaciones para potenciar su capacidad de influir e incidir en el diseño y en la marcha del destino colectivo. Una sociedad es capaz de adueñarse de su destino no solo, cuando sabe pensar el futuro, sino cuando se organiza, cuando genera redes sociales para construirlo.

La participación que requiere la democracia esta relacionada con las aspiraciones que abriga la gente acerca del futuro, con sus sueños y sus utopías. La aspiración generalizada es la paz, porque la echamos de menos y nos hace mucha falta. Los sueños y las utopías se refieren a los proyectos individuales y sociales para el bienestar y para hacer viable la felicidad. Son el fundamento de la integración social y de la potenciación del capital humano.

Por eso la participación comunitaria no puede seguir siendo solo un instrumento para legitimar un orden injusto y excluyente, o para resolver problemas coyunturales. Colombia requiere de una participación fundante, es decir, de un nuevo pacto que le dé vida al futuro.

Véase la monografía completa en los siguientes enlaces:



"Esta introducción, quizá un poco esquemática, la presento a los lectores, con el propósito de compartir con ustedes una hipótesis inicial: la de que no es posible superar los graves problemas de la sociedad colombiana si no logramos construir un escenario compartido entre unos empresarios capaces de incorporar en su agenda social y económica las potencialidades económicas y culturales de los pobres y excluidos, y de éstos con aquéllos, en tanto las actividades económicas de los pobres puedan ser competitivas; puedan incrementar el producto nacional y puedan modernizarse con los recursos de la tecnología, la ciencia y la informática contemporáneos."

"Para esto necesitan oportunidades y capacitación. En tanto sus actividades sociales puedan reinscribirse en un acuerdo fundamental que les permita respetar las normas como sujetos responsables y autónomos, y que haga posible erradicar las múltiples formas de derecho paralelo que frente a la crisis del derecho surgido del Estado nacional vienen apareciendo a lo largo y ancho de nuestro país frente a la crisis del derecho del Estado."

"La alianza que el país necesita debe dar lugar a un nuevo derecho que esté al servicio de la justicia y no al servicio del poder; que proteja principalmente a los ciudadanos inermes y no a los ciudadanos armados; que derrote la impunidad y facilite la iniciativa pública y privada para el aprovechamiento ecológicamente sostenible, equitativo, redistributivo y respetuoso de la diversidad, de nuestras riquezas naturales y de nuestras tradiciones culturales y sociales."

"Uno de los objetivos esenciales del Estado es el de gestionar el bien común. Lo dicen los textos constitucionales, las leyes, los decretos y las resoluciones. Sin embargo, los instrumentos que debieran realizar esos objetivos son casi siempre inadecuados. Cuando esa inadecuación llega a niveles intolerables se producen las crisis y los colapsos de legitimidad que no pueden resolverse sino mediante la revolución o mediante un nuevo pacto fundacional."

"La alianza que se propone reclama un lenguaje común entre el Estado, los pobres, los ricos y las clases medias; los campesinos y los habitantes urbanos; los servidores públicos y la sociedad civil. Ese lenguaje común solamente puede encontrarse en la recuperación del sentido de la política como una función noble y elevada que pasa transitoriamente por una crisis de credibilidad."

"No es posible crear ciudadanos si antes no se procede a dignificar seres humanos. Pero ello supone unas tareas económicas, políticas y sociales que no pueden ser reemplazadas por el mero proceso cultural. Sería tramposo pretender escamotear las reformas económicas y políticas que son urgentes para dignificar a la población, sustituyéndolas sofisticadamente por un mero discurso pedagógico. Pero como esas reformas políticas y económicas no se van a dar espontáneamente por iniciativa del poder, es preciso que la conciencia, el reclamo y la presión de las comunidades contribuyan a desencadenar y fortalecer ese proceso, y será en el esfuerzo por hacer valer sus derechos donde se consolide la conquista de autoestima de las comunidades y su dignificación."

"El primer paso de un proceso de formación ciudadana, no es aparentemente un paso social. Consiste en confrontar a cada quien con su propia idea de sí mismo, y sospecho que sólo puede cumplirse en el ámbito profundamente personal de la experiencia artística, o en el campo de la conversación y la polémica."

"Lo primero que hay que hacer es permitir que las personas se conviertan en interlocutores respetados y respetuosos, sea cual sea el tema sobre el cual se de el diálogo. El segundo paso es procurar la presencia de alguien que con su información y con su criterio contribuya a provocar la necesaria perplejidad de las personas con respecto al mundo en que viven. Una situación insoportable puede ser soportada por muchos sólo porque tienen la idea de que es algo natural y por ello inevitable. Bastaría que surja en ellos la duda sobre esa fatalidad o que descubran la existencia verosímil de una alternativa, para que la situación tolerada siempre empiece a volverse invivible. Una persona sólo puede vivir sin árboles mientras no surja en ella la conciencia profunda de que la vida con árboles es más grata y más bella. El verdadero enemigo de los pobres es la resignación. Y lo más difícil es impedir que cuando la gente deje de resignarse a ser pobre, empiece a resignarse a ser delincuente. Porque en el primer caso se resigna a ser víctima, pero en el segundo se resigna a que las víctimas sean los otros. Por ello la alternativa a la resignación es la acción común, la solidaridad."

"La participación es, entonces, a la vez un derecho y un deber. Es un derecho porque mediante ella la sociedad se construye, el individuo orienta el destino común, se fijan las pautas de comportamiento individual y colectivo, y se designan las instituciones políticas que deben orientar a la colectividad. Es un deber, porque la participación es solidaridad con el otro, es cooperación y colaboración con la organización social de la cual hacemos parte y a la cual exigimos responsabilidades."

"El objetivo principal de la participación es el de hacer más directo y más cotidiano el contacto entre los ciudadanos y las diversas instituciones del estado, y posibilitar que éstas tengan más en cuenta los intereses y opiniones de aquellos antes de tomar decisiones o de ejecutarlas."

"Los mecanismos de participación popular están consagrados en la Constitución nacional, y desarrollados por la Ley 134 estos son : El voto, el plebiscito, el referendo, la consulta popular, el cabildo abierto, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato."

"Los alcaldes, los concejales, los ediles, los Personeros, los Contralores, las instituciones de educación, los medios de comunicación, los partidos políticos y las organizaciones sociales deberán establecer programas permanentes para el conocimiento, promoción y protección de los valores democráticos, constitucionales, institucionales, cívicos y especialmente el de la solidaridad social de acuerdo con los derechos fundamentales; los económicos, los sociales y culturales, y los colectivos y del medio ambiente."

"El desconocimiento por parte de las autoridades locales, de la participación ciudadana y de la obligación establecida en este artículo será causal de mala conducta (Ley 136 de 1994, art. 142)."

"ESCUELAS CIUDADANAS": UNA ALIANZA PARA LA EDUCACIÓN COMUNITARIA


“Escuelas Ciudadanas” es el nombre de una Alianza de líderes para la Educación Comunitaria que busca hacer de las sedes comunales, centros de educación informal para la formación ciudadana, principalmente mediante la enseñanza de los derechos y deberes de los consumidores de bienes y servicios, y la conformación de Ligas de Consumidores a nivel de Comuna, es decir, para la agremiación de los consumidores dentro del marco legal del Estatuto del Consumidor (Decreto 1441 de 1982).

La idea es educar al consumidor para que presente eficazmente peticiones, quejas y reclamos (PQR's) ante los proveedores, y en caso de no recibir respuesta satisfactoria, ante los entes o autoridades de control, como son las Alcaldías, las Superintendencias, los Ministerios y la Comisión Nacional de Televisión (CNTV). Así mismo se enseñará la utilidad de las acciones constitucionales como la Acción de Tutela, la Acción Popular, la Acción de Grupo y la Acción de Cumplimiento para proteger derechos individuales y colectivos, al igual que la necesidad de la participación ciudadana a través de los mecanismos establecidos en la Ley.

A través del programa Escuelas Ciudadanas en las sedes comunales se podrán implementar conferencias, charlas y talleres educativos, de periodicidad semanal, quincenal o mensual, de forma que se institucionalice la capacitación comunitaria en materia de defensa ciudadana y ambiental, así como cursos de alfabetización financiera, y charlas sobre seguridad alimentaria, farmacológica y cosmética, nutrición, reciclaje, prevención en salud, superación personal, autoestima, etc., que pueden difundirse a través de Internet. Véase la nota sobre la nueva era de los periódicos comunitarios en el blog consumoyciudadania.blogspot.com

En la constitución de las Escuelas Ciudadanas es importante que cada Junta de Acción Comunal (JAC) conforme un Comité de Educación al Consumidor, con un mínimo de dos (2) personas, que podrán desempeñarse como delegadas ante la Liga de Consumidores de la respectiva Comuna, entidad que puede participar con voz y voto en los Comités de Planificación para efectos de diseñar el Plan de Desarrollo de la Comuna que asigna el presupuesto para obras y programas con la prioridad que se establezca por parte de los representantes de la comunidad, es decir, de los líderes comunitarios.

Téngase en cuenta la importancia para cada Comuna de conformar alianzas estratégicas entre los líderes comunitarios de las JAC, con los Grupos de Adultos Mayores, las Asociaciones de Padres de Familia, las Veedurías Ciudadanas y la Liga de Consumidores, pues no resulta eficiente funcionar como ruedas sueltas. Mediante tales alianzas se impulsará la utilización adecuada de los espacios públicos, como las sedes comunales y los parques, para socializar y sensibilizar a la comunidad mediante eventos lúdicos, recreativos y culturales, que permitan crear el clima de confianza necesario para lanzar proyectos de mejoramiento de la calidad de vida, incluyendo empresas comunitarias culturales, educativas, artesanales, de comunicaciones, cooperativas de consumo, etc.

Para la capacitación comunitaria en las Escuelas Ciudadanas puede acudirse a las diferentes Secretarías de la Alcaldía Municipal de Santiago de Cali, a las Superintendencias, a la CVC, al Dagma, a ONG's (Asociaciones y Fundaciones), y a FUNDECONSUMO (Tel. 888 1978). Suscríbase gratis a nuestra edición virtual del Boletín EL CONSUMIDOR siguiendo nuestros blogs o escribiendo a el-consumidor@hotmail.com

Mayor información en http://fundeconsumo.blogspot.com/
E-mail: fundeconsumo@hotmail.com

31.3.10

ALIANZAS ESTRATÉGICAS Y LIDERAZGO COMUNITARIO

"El mundo ha cambiado enormemente en las últimas dos décadas; en la política, en la economía, en las comunicaciones, en todas las esferas de la sociedad. Precisamente en entender esos cambios y saber leer adecuadamente la nueva realidad radica el éxito o el fracaso del liderazgo democrático. Pero también en entender esos cambios y, a partir de ellos, impulsar programas y políticas públicas que apunten al bien común, radica el éxito o el fracaso del liderazgo progresista.”

Ahora bien, la tarea principal de los líderes comunitarios en esta nueva era es la de construir redes sociales, de manera que se fortalezca y dinamice la acción ciudadana mediante la cooperación, la colaboración y la solidaridad, en forma presencial y con el uso de Internet. Las alianzas estratégicas facilitan la consecución de objetivos comunes, como hacer de la Comuna respectiva un mejor lugar para vivir, más amable, más saludable, próspero y seguro, libre de contaminación visual y sonora, con abundantes zonas verdes, donde los parques sean zonas de reencuentro vecinal desde los cuales se impulse el deporte, la cultura y la recreación, y las sedes comunales funcionen como centros de educación informal o escuelas ciudadanas sobre temas de interés para los consumidores.

En cada comuna encontramos cinco (5) grupos de líderes comunitarios, a saber:

- Las Juntas de Acción Comunal (JAC).

- Los Grupos de Adultos Mayores.

- Las Asociaciones de Padres de Familia.

- Las Veedurías Ciudadanas

- La Liga de Consumidores

Esta última, la Liga de Consumidores de la Comuna, enfocada principalmente en la educación ambiental, recuperación del espacio público y la defensa ciudadana (presentación efectiva de peticiones, quejas y reclamos ante las autoridades de control como Alcaldías y Superintendencias), puede estar conformada por delegados de los otros cuatro (4) grupos comunitarios, de manera que logre crear una alianza estratégica de líderes comunitarios para un beneficio común. Por otra parte, para la conformación de una Liga de Consumidores a nivel de Comuna solo se necesitan 25 personas que tendrán la calidad de policías cívicos, acreditados y carnetizados de acuerdo con el Decreto 1441 de 1982, quienes contarán con el respaldo de las autoridades locales para ejercer sus funciones de vigías del ambiente, del espacio público y del comercio local.

Las Juntas de Acción Comunal (JAC) pueden crear, cada una, un Comité de Educación al Consumidor para promover y difundir al interior de sus respectivos barrios, especialmente desde sus sedes comunales, el programa de “Escuelas Ciudadanas”, una Alianza Educativa Comunitaria en los barrios de Cali. El Decreto 300 de 1987 establece que las JAC deben capacitar a la comunidad para que participe en el ejercicio de los derechos y deberes ciudadanos, así como fomentar el liderazgo comunitario.

Los Grupos de Adultos Mayores al contrario de lo que muchos piensan de la tercera edad, están en la etapa óptima para continuar siendo productivos y una excelente oportunidad para ello, es a través del servicio ciudadano, como una forma especial de voluntariado, pues además de que se cuenta con el tiempo disponible, se tiene a su favor la madurez intelectual y admirable experiencia.

Está científicamente demostrada la importancia que tiene en el ser humano que su cerebro se ejercite constantemente para evitar enfermedades en los últimos años de vida. De ahí la necesidad de permanecer activos y no hacer un paro total que pueda traer consigo estados emocionales dañinos como la depresión, baja autoestima, debilidad u padecimientos físicos.

Tampoco se trata de seguir con el mismo ritmo de vida que se acostumbraba llevar, pero sí aprovechar las nuevas condiciones para realizar metas que hasta el momento no habían sido posibles y también prestar un servicio social que le llenará de satisfacción.

Las Asociaciones de Padres de Familia deben promover los procesos de formación y actualización de los padres de familia (Decreto 1286 de 2005) y permitirían el apoyo logístico de las escuelas y colegios del sector, principalmente con sus sedes locativas, cuando alguna JAC no cuente con sede comunal o la dimensión del foro lo exija, y la eventual colaboración de los estudiantes de 10º y 11º, previa autorización del establecimiento educativo, para programas comunitarios específicos.

Las Veedurías Ciudadanas que entre sus funciones tienen la de difundir y promover los mecanismos de participación comunitaria y los derechos ciudadanos (artículo 270 de la Constitución Política y Ley 850 de 2003).

Si usted es un líder interesado en conformar un Comité de Educación al Consumidor en su barrio y/o la Liga de Consumidores de su Comuna y/o vincularse al programa de Escuelas Ciudadanas, solicite una charla gratuita de FUNDECONSUMO a los teléfonos 888 1978 – 888 1979. Único requisito: convocar a un grupo de mínimo veinticinco (25) personas, y para tal fin pueden solicitar el envío por correo electrónico del Boletín EL CONSUMIDOR que podrán reenviar o fotocopiar.

Mayor información en http://eco-consumo.blogspot.com

http://consumoyciudadania.blogspot.com/

http://el-comejen.blogspot.com

www.ecourban.org